0 comentarios / Publicado en por Laura D Carranza

Muchas perlas resaltan por su belleza y colorido, pero para que se vuelva una "perla famosa" deben poseer otras características; algo que intriga y llama la atención de los amantes de la joyería.

 

La perla de Allah

 

Entre las perlas más famosas, este ejemplar también conocida como la  Perla de Lao Tzu , se cree es la perla natural más grande que existe. La perla fue encontrada en Filipinas y entregada a Wilburn Cobb (un estadounidense) cuando salvó la vida del hijo del jefe de la tribu. Con un peso de más de 6.35 kilogramos y casi 25.4 centímetros de ancho, es una enorme creación del mar.

 

La perla de Abernathy

 

La perla de Abernathy es una perla de agua dulce que se encontró en el río Tay de Escocia en 1967. Lleva el nombre del buceador que la encontró, Bill Abernathy. Esta perla es una de las pocas que han sido calificadas como “perfectas”.

Encontrarse en Escocia lo hace especialmente inusual. Nunca se han producido muchas perlas en esas aguas, pero desde la Revolución Industrial, el río se ha vuelto extremadamente contaminado. Por lo general, las perlas necesitan agua prístina para formarse, lo que hace que Abernathy sea aún más único. Se exhibió en una joyería en Cairncross durante casi 30 años y luego se vendió en 1992. Nadie sabe quién es el propietario actual de Abernathy Pearl.

 

Perla La Peregrina

Esta es una de las perlas más famoas gracias a un pasado largo e histórico. Fue descubierto cerca de Panamá en el siglo XVI y luego entregado al rey Felipe II de España, quien se lo dio a su esposa, la reina María. Esta perla en forma de pera es enorme, pesa casi 56 quilates. Después de la muerte de la reina María, la perla pasó por las manos de otras reinas de Francia y Austria, y luego a Napoleón Bonaparte.

En tiempos más recientes, Richard Burton se lo compró a Elizabeth Taylor como regalo de San Valentín. A ella le encantó y lo usó en un collar único con otras gemas como diamantes y rubíes, iniciando una tendencia de joyería con perlas en los tiempos modernos.

 

La perla del Valle del Arco

Se dice que la segunda perla natural más grande jamás descubierta. La perla es enorme, de 7,87 centímetros de longitud y 575 quilates. Actualmente está en el palacio real de Abu Dhabi,en los Emiratos Árabes Unidos. Ha pertenecido a emperadores chinos, reyes persas, al nieto de Gengis Kan y, se cree que perteneció a Marco Polo. Lleva el nombre de un propietario anterior de la dinastía familiar del Valle del Arco en Austria, es blanca con un ligero tono azulado, y tonos rosas y crema en sus costados.

 

La perla imperial de Hong Kong

Una perla barroca casi del tamaño de un huevo de pájaro, la  Perla Imperial de Hong Kong se ganó su nombre gracias a la propiedad de la realeza china. Con una interesante forma de lágrima, esta perla es conocida por su brillo asombroso y su coloración profunda.

 

La gran perla rosada

Esta perla fue descubierta en la costa de California, la Gran Perla Rosa fue producida por un abulón. El buceador que descubrió este tesoro todavía posee la perla a pesar de las numerosas ofertas para comprarla. En 1991, estaba valorado en 4,7 millones de dólares.

La perla de Gogibus

La Perla de Gogibus tiene un pasado largo y misterioso. Descubierta por un comerciante español llamado Gogibus, la perla fue vendida al rey Felipe IV. Actualmente se desconoce el paradero de la perla, aunque cada pocos años, se rumorea que la Perla de Gogibus, perdida hace mucho tiempo, aparece en una colección privada en varias partes del mundo.

 

La perla de Jomon

En un momento, se creía que Jamun Pearl, de 5000 años de antigüedad, era la perla más antigua conocida que existe. Desde entonces se han encontrado perlas más antiguas en la Península Arábiga, pero la Perla de Jomon sigue siendo una de las perlas más famosas del mundo y es un tesoro nacional en su Japón natal.

 

La perla de la esperanza

Considerada como la perla natural de agua salada más grande jamás descubierta, la Perla Hope es un espécimen impresionante. Mide alrededor de 5 por 10 centímetros y pesa casi 0.1 kilogramos. La perla varía desde un color dorado verdoso en la parte inferior hasta un blanco puro en la parte superior.

Esta joya se encuentra en la colección permanente del Museo Británico de Historia Natural, donde cualquier visitante de Londres puede admirarla. También llevó a la popularidad de las joyas de perlas barrocas. Henry Philip Hope una vez fue dueño de esta perla y el diamante Hope, al mismo tiempo.

 

La Huerfana

Esta perla fue una vez parte de las joyas de la corona española. Alguna vez fue propiedad de Doña Isabel de Bobadilla, la primera gobernadora de Cuba. Lamentablemente, se cree que la perla de haber sido destruido durante un incendio del palacio en Cuba en el siglo XVIII.

 

La perla de Cleopatra

Nos cuenta Plinio el Viejo, en el capítulo 58 de su Historia Natural, que existían dos perlas, las mayores y de más valor que se habían visto nunca en todo el mundo: Cleopatra estaba en posesión de ambas, heredadas de sus antepasados.

La Reina egipcia Cleopatra, quién reinó de los años 51 al 30 antes de Cristo, acostumbraba hacer unas extraordinarias y grandiosas comidas para impresionar a sus invitados. La historia o leyenda a que nos referimos sucede durante una de estas comidas, en la que Cleopatra agasajaba a su amante Marco Antonio. Durante la cena Cleopatra le apuesta a Marco Antonio que ella puede devorar la riqueza entera de un país en una sola comida. Marco Antonio sabía que ella era muy espléndida en sus fiestas y comidas pero viendo que en ésta ocasión él fácilmente pudiera ganarle, acepta la apuesta. Se llega el día de la fiesta y aunque la comida resulta ser deliciosa y muy extravagante a Marco Antonio no le parece que pueda equivaler a la riqueza de un país y se siente muy confiado de haber logrado ganar él la apuesta. Pero Cleopatra le tenía reservada una sorpresa. La astuta reina se quita uno de los aretes de enormes perlas que portaba para dicha ocasión, y rompiéndola la muele y la disuelve en su copa de vino y se la bebe.

Pilino el historiador del siglo I, estimaba que la perla de esta leyenda tenía un valor de un millón de onzas de plata. En la actualidad esta perla estaría valuada en 5 millones de dólares.

 

Las perlas más famosas del mundo tienen una historia única que contar. Han cambiado de dueños a través del tiempo por lo que han sido testigos de muchas cosas. Son consideradas como maravillas naturales lo que las hace aún más valiosas y entre las que te mostramos hoy se encuentran los ejemplos más bellos de su tipo. Esperamos lo hayas disfrutado tanto como nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

Todos los comentarios del blog se verifican antes de su publicación.