Diseñadores-Mikimoto

<Regresar a Diseñadores>

El creador de las perlas cultivadas desde 1893

Hace más de un siglo, Kokichi Mikimoto logró crear la primera perla cultivada del mundo. Su búsqueda por la perfección y su amor por estas gemas puras y brillantes del mar fueron la fuerza que guiaron a construir la casa Mikimoto. Hoy en día, Mikimoto es el principal productor de las mejores perlas cultivadas de calidad y líder mundial en el diseño de joyería excepcional. El nombre de Mikimoto es sinónimo de calidad superior.

La leyenda del Rey de las perlas

Una perla preciosa nacida en el mar: el secreto propio de la naturaleza y el sueño por alcanzar de un hombre. Ese hombre fue Kokichi Mikimoto que dedico su vida a perfeccionar el arte de cultivar exquisitas perlas para adornar a las mujeres de todo el mundo.

Después de mucho años de esfuerzo alcanzó el éxito en 1893 y así dio comienzo a la industria. “Deseo adornar con perlas los cuellos de todas las mujeres del mundo”, expreso el Sr. Mikimoto poco después de su logro.

Un regalo de la naturaleza

Las perlas se forman naturalmente cuando un objeto extraño se aloja en el interior de una ostra, por ejemplo un fragmento de concha o granito de arena. Si la ostra no puede expulsar al agente irritante, su defensa natural consiste en rodear el objeto con capas de una cobertura de protección, nácar y de este modo se forma la perla.

El proceso de cultivar perlas imita al que ocurre en la naturaleza. Se juntan ostras del mar y se implanta con un agente irritante, o núcleo, especialmente seleccionado. Es sólo este proceso de formación del núcleo lo que distingue una perla cultivada de una natural. Una vez que se inserta el núcleo, las ostras se devuelven al mar donde la naturaleza sigue su curso.

Los estándares de excelencia Mikimoto

Cada perla es tan diferente y particular como una huella dactilar, razón por la cual es esencial atenerse a los estándares de clasificación de calidad. Como creador de las perlas cultivadas. Mikimoto ha mantenido los estándares más altos de calidad y uniformidad dedicándose durante más de un siglo a conocer el mar y realizar investigaciones sobre las ostras. Mikimoto desarrolló un sistema de calificación de propiedad exclusiva, único en la industria de las perlas cultivadas, que clasifica las perlas en forma precisa y sistemática según el lustre, la perfección de la superficie, el color, la forma y el tamaño.

Hay cuatro categorías Mikimoto A, A+, AA y AAA siendo la AAA la de mayor calidad. Sólo entre tres y cinco perlas de cada cien cosechadas se consideran dignas de llevar el nombre Mikimoto.

¿Cómo evaluar la calidad de una perla?

Lustre: El brillo de la superficie, así como el reflejo profundo de la luz similar a un espejo o la “luz interior” de una perla, se conoce como lustre. Cuanto mejor es la calidad del nácar de la perla, más acabado es el lustre. Únicamente las perlas de mayor calidad que irradian el lustre más luminoso llevan el nombre Mikimoto.

Perfección de la superficie: Las marcas pequeñas que se encuentran en la superficie de una perla son parte de su textura natural y, como sucede con la seda más exótica, forman parte de su naturaleza intrínseca. Por lo general, mientras menos imperfecciones tenga la perla, mayor será su calidad y valor.

Color: Hay un amplio espectro de colores que pueden encontrarse en las perlas, incluidos los colores crema, plateado, rosado, dorado, verde, azul y negro. El color que se elige es en definitiva un tema de preferencia personal y debe complementar el tono de su piel. Más allá de la elección del color de la perla, este debe ser intenso y homogéneo y debe provenir del interior profundo de la perla.

Forma: De todas las formas disponibles, las perlas perfectamente redondas son las menos frecuentes y las más valiosas. También hay formas exóticas como lágrimas, óvalos y botones, así como formas irregulares que se utilizan para crear diseños de joyas.

Tamaño: Las perlas se miden según los incrementos del diámetro en milímetros (mm). Las perlas más grandes son más difíciles de cultivar porque es mayor la probabilidad de que la ostra rechace el núcleo más grande implantado. Las perlas de akoya miden entre 3 y 10 mm. Las perlas del mar del sur (australianas) miden a partir de 8mm.

<Regresar a Diseñadores>

You have successfully subscribed!
¡Gira para ganar! Spinner icon